PARROQUIA SANTA MARIA DE LA ESTRELLA 
Declarada Bien de Interés Cultural - Coria del Río (Sevilla)

Catequesis Prematrimonial:

¿QUÉ ES?

Es un encuentro de novios que se preparan para recibir el sacramento del matrimonio.

La misma preparación al matrimonio cristiano se califica ya como un itinerario de fe. Es, en efecto, una ocasión privilegiada para que los novios vuelvan a descubrir y profundicen la fe recibida en el Bautismoy alimentada con la educación cristiana. De esta manera reconocen y acogen libremente la vocación a vivir el seguimiento de Cristo y el servicioal Reino de Dios en el estado matrimonial” (FC 51).

OBJETIVOS DEL CURSILLO PREMATRIMONIAL

El objetivo básico de todo cursillo prematrimonial debe ser la nueva evangelización de los novios. Se trata de anunciar el Evangelio a quienes viven en un ambiente alejado de la fe y de abandono de la práctica cristiana, salvo algunas excepciones. El cursillo debe ayudarles a profundizar en la fe, de manera que descubran la luz nueva que aporta Jesucristo sobre la vida del hombre y del matrimonio y lleguen a integrar los valores evangélicos que nacen de la sacramentalidad del matrimonio en su vida familiar.

Preparar convenientemente a los jóvenes para las responsabilidades de su futuro” (FC 66-a.).

Eliminar lo más posible las dificultades en que se debaten tantos matrimonios, y más aún para favorecer positivamente el nacimiento y la maduración de matrimonios logrados” (FC 66-b).

Que el sacramento sea celebrado y vivido con las debidas disposiciones morales y espirituales” (FC 66-e).

Debe haber también un conocimiento serio del Misterio de Cristo y de la Iglesia, de los significados de gracia y responsabilidad del matrimonio cristiano, así como la preparación para tomar parte activa y consciente en los ritos de la liturgia nupcial” (FC 66-h)

Ofrecer a los novios un nuevo rostro de la Iglesia, ayudándoles a superar todos los prejuicios que han ido acumulando a lo largo de su vida; Iglesia, como comunidad que vive su fe, la celebra y anuncia como mensaje de salvación para todos los hombres, “y se sientan animados a inserirse vitalmente en la comunidad eclesial” (FC 66-i).

Que las parejas de novios sientan la necesidad de seguir formándose y viviendo su fe en grupo y lleguen a una “inserción activa en grupos, asociaciones, movimientos e iniciativas que tienen como finalidad el bien humano y cristiano de la familia” (FC 66-f)

Crear un ambiente de confianza y amistad, para que los novios, puedan contar con el equipo responsable de los cursillos: sacerdotes, matrimonios, especialistas ante cualquier dificultad en su vida matrimonial y familiar, pudiendo darse un seguimiento posterior al cursillo. “Es de desear que las parejas, sobre todo en los primeros cinco años de vida conyugal, sean acompañadas con cursos post-matrimoniales que se tengan en las parroquias o en vicarías foráneas…” (PSM 73).